LOS MAYAS NUNCA SE FUERON

LOS MAYAS NUNCA SE FUERON (Libro en papel)

HOY HABLAN Q'EQCHI'

Q. 175
IVA incluido
Disponibilidad limitada
Editorial:
PIEDRASANTA
Materia
Humanidades y Ciencias Sociales
ISBN:
978-99922-1-369-8
Páginas:
168
Q. 175
IVA incluido
Disponibilidad limitada

Aquí daremos un resumen sucinto de la obra. Empezamos con la primera presencia humana en el Petén, aunque permitiéndonos una visita breve al Altiplano por razones de comparación. Luego nos enfocamos en las dos rutas de comercio que entraban al Petén, como mencionamos anteriormente.

Primero abordamos la historia de la ruta del río Pasión desde lo Preclásico hasta el colapso del Clásico examinando sitios como Ceibal, Dos Pilas, Cancuén y
Machaquilá y, a la vez, el papel de los poderes clásicos sobre esa ruta, Tikal y Calakmul. Destacamos el papel de la FTN con sitios como Salinas de los Nueve
Cerros, Chamá y sus numerosas cuevas, identificando esa área como el Xib’alb’a histórico.

Luego, describimos la ruta al lado oriente del Petén, una ruta menos frecuentada. Inicia en el área de Izabal. Planteamos la existencia de una nueva provincia
llamado Amate, poblada por ch’olti’ mayas. Se extendía desde la cuenca baja del Motagua hasta el sur de Belice, e incluía Izabal y el delta del río Polochic.
Moviéndonos hacia el norte analizamos el área dominada por Caracol en una planicie de las Montañas Mayas de Belice, otro gran centro clásico, y su adver-
sario directo, Naranjo.

Ahora estamos al final del Clásico. El siguiente capítulo se trata de las inmigraciones en el área de Petén, desde la Costa del Golfo, de gentes como acalaes,
ajbak, kukulná y kokoná, asimismo migraciones desde Yucatán, de gentes como itzáes y mopánes. Mencionamos brevemente el colapso y sus teorías.

Avanzamos en tiempo, con la descripción del Posclásico en el área. La mayor información que tenemos es de los itzáes y sus vecinos los mopánes, además
hay fragmentos en los documentos indígenas que describen sucesos en la FTN.
Analizamos la Quinta Carta-Relación de Hernán Cortes al emperador Carlos V, cuando caminó con sus guerreros desde Tayasal a río Dulce, lo que hoy preci-
samente es la ruta principal al Petén. La carta es de 1525, o sea, prácticamente pinta la situación del Posclásico Tardío.

Otros libros del autor

Otros clientes también compraron