HERIDAS EN LA SOMBRA (VIOLENCIA)

HERIDAS EN LA SOMBRA (VIOLENCIA) (Libro en papel)

Q. 50
IVA incluido
Entrega 3-10 días. Precio puede variar
Editorial:
AVANCSO
Materia
Humanidades y Ciencias Sociales
Páginas:
134
Q. 50
IVA incluido
Entrega 3-10 días. Precio puede variar

Tanto la problemática urbana como el fenómeno de la violencia, con todo y lo cotidiano de sus manifestaciones, son todavía en Guatemala asuntos apenas conocidos y estudiados. Sobre ambos sobran, en cambio, los estereotipos, los lugares comunes, las frases hechas y los clichés. Resulta inaplazable la necesidad de estudiar seria y sistemáticamente el hecho urbano, sus implicaciones sociales, nudos problemáticos y posibles avenidas de solución. Igualmente inaplazables son los esfuerzos por lograr la comprensión de la naturaleza de la violencia, sus implicaciones e impronta en la vida del país y la de sus ciudadanos, si han de encontrarse posibilidades de futuro digno para los guatemaltecos.

El Área de Estudios Socio-Urbanos (AESU) de AVANCSO se ha propuesto incursionar en uno de los puntos donde ambas problemáticas se intersectan: las áreas precarias urbanas y periurbanas de la ciudad de Guatemala. El estudio que se presenta en lo que sigue es un primer intento por enmarcar esa intersección tanto en términos conceptuales como metodológicos y prácticos. Se hace un especial esfuerzo por mostrar la complejidad del fenómeno de la violencia en las áreas precarias y por situar a las personas en el centro de ese fenómeno complicado y frecuentemente paralizador: ¿cómo se vive el aislamiento producido por la estigmatización en estas comunidades?, ¿qué caminos evitan las mujeres de la comunidad cuando tienen que salir de su casa por la noches?, ¿qué tipo de soluciones imaginan los pobladores al problema de las maras? Preguntas como éstas son la sustancia de la investigación que emprendieron los investigadores del AESU.

El equipo que llevó a cabo el trabajo estuvo coordinado por Juan Carlos Martínez Aniorte, Geógrafo e Historiador, e integrado también por María Baquero, historiadora, Francisco Reyna, con formación en Sociología, y José Antonio Gómez, profesor de Filosofía con formación en Teología y Derecho. El grupo contó con apoyo puntual durante el trabajo de campo de Claudia Villagrán, con formación en Sociología.